Los locales de hostelería tienen un papel importante dentro del sector económico español y por supuesto, en el día a día de todos nosotros.

Últimamente, la restauración al calor de la subida del  turismo, parece tener un boom y comienzan a proliferar nuevos negocios, de diversa categoría por ciudades y pueblos.

Las nuevas normativas en relación a la accesibilidad,  tanto municipales como nacionales  han supuesto un impulso tremendo en la eliminación de las barreras arquitectónicas básicas y además, parece contagiarse una empatía con respecto al disfrute y uso por todos. Es decir la accesibilidad Universal.

Sin embargo, a pesar de estos nuevos paradigmas, aún queda mucho por hacer y  este  uso y disfrute por TODOS,  no es lo habitual. Para aquellos que no estén familiarizados con la discapacidad y los problemas diarios de las barreras arquitectónicas, es posible que  cuando se queda para comer en algún sitio, lo único que nos preocupe es saber llegar y llegar puntual. Sin embargo, para muchas personas con discapacidad se añaden a estas preocupaciones,  el hecho de que la gran mayoría de los locales hosteleros no tienen la accesibilidad resuelta del todo, sencillamente porque el aseo no es adaptado o incluso si lo tiene, el dueño lo emplea como almacén al mismo tiempo. ¿Por qué perder clientes?

Parece que los peldaños en la entrada son el problema más grave y no lo es.   Normalmente hay gente amable, sin embargo cuando la entrada al local es por una puerta distinta de la del público, como la de la cocina,  empieza una discriminación y una  antipatía, que se  remata cuando hay que preguntar si la barra del baño está bien puesta o no,  o si el menú está disponible en braille para que podamos ir con algún amigo con discapacidad visual y pueda él, sin tener porqué depender de nadie, elegir lo que más le guste para comer.

España tiene un potencial tremendo en  hostelería y turismo, con enormes posibilidades a pesar de la crisis económica.  Sin embargo, muchas personas con problemas de movilidad, tienen todavía que llamar para asegurarse  de que pueden  disfrutar de un entorno accesible para comer. Esto es significativo, porque en España, la población con discapacidad alcanza el 9%, y porque desde el extranjero, nos vienen muchos que además están acostumbrados a ciudades y entornos mucho más accesibles.  Un dato: durante el  pasado verano nos visitaron más de 74millones de turistas!

En adapt-A, consideramos que de la misma manera que en los menús se piensa en los celiacos, debemos también pensar en que las personas con diversidad funcional puedan acceder a nuestros locales y por qué no,  por ejemplo, sean también incluso atendidos en lengua de signos. Una  experiencia “cliente universal”, es clave y distinguirá a nuestras instalaciones de las de mercados emergentes nada sensibilizados. La competencia es feroz. Marquemos la diferencia.

Aquel que piense que invertir en accesibilidad es tirar el dinero, no sabe que en el futuro -que ya es presente-,  perderá mercado potencial y no sólo entre el extranjero.

La inversión en accesibilidad es una apuesta segura.

Ignacio Cano Smit – Arquitecto en adapt-A

adapt-A: Tel.: 950109712 – 610521774 – 604235295. E-mail: info@adapt-a.com