En esta ocasión, el edificio destacan el cargadero descolgado en esquina en planta primera, consiguiendo un falso muro cortina de casi 20m de longitud.

Similar a la otra oficina, su interior sigue girando en torno a un lucernario e inyectando luz natural hasta la planta baja.

Las particiones interiores se resuelven mediante mamparas prefabricadas